Logo

Acceso Caballeros y Damas



Actividades

Introducción PDF Imprimir E-mail

 

 

El Rey  Fernando III, el Rey Santo, fue modelo de Caballero Cristiano, de Gobernante, de Diplomático, de Padre y Esposo, fomentó las Bellas Artes, como expresión de la actividad más noble del ser humano, las Ciencias y el Estudio, en fin, fue la admiración de sus contemporáneos y el ejemplo a seguir por las siguientes generaciones.
   
Se le reconocen sus virtudes, siendo venerado como  Patrono de las Familias Cristianas; de los Caballeros Laureados; del Arma de Ingenieros; de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando; del Instituto de Estudios Jurídicos; del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y de los Misioneros de Africa (Padres Blancos) en España.

Vigorosa figura del brillante siglo XIII. Entre tanto santo no podía faltar un rey. Hijo de Alfonso IX, rey de León y doña Berenguela de Castilla, unió en sí definitivamente los dos reinos, quedando rey de Castilla y León.

Rey y santo por excelencia, si los ha habido. Amplia visión humana y cristiana en una compenetración casi imposible de superar. Dotado de un sentido de justicia tan absoluto y santo para con el respeto debido a las personas, no lo podría mejorar el más avanzado de los pensadores contemporáneos.

No sin razón ha podido ser llamado rey de las tres religiones, de tanta envergadura en un país de moros, judíos y cristianos como la península Ibérica en el siglo XIII. Intransigente con la apostasía y la infidelidad herética, era tolerante, respetuoso y comprensivo al máximo para las otras religiones.

 Podemos decir que, cuando el espíritu ecuménico se adelantó siete siglos, se personificó en Fernando III, rey de Castilla y León. Calderón ha expresado así la dignidad real en función de un servicio espiritual, puesto en boca del rey Fernando:

 



¡Qué feliz día
fuera para mí si fuera
el universo el que hoy
pusiese a las plantas vuestras!
No porque le dominase
mi majestad, mas porque ella,
en culto de vuestro amor,
fuese la primera ofrenda.



Su personalidad constituye el mayor exponente de lo que puede significar la beneficiosa influencia de la formación recibida de una madre piadosa e inteligente que supo estar a la altura de lo que le correspondía.

Símbolo de lo que es capaz una visión clara y desapasionada de los asuntos políticos y el equilibrio y competencia a la hora de dictar leyes. Astucia del saber medir fuerzas a tiempo antes de emprender una campaña, pactar a tiempo, pero ser también el primero en valor a la hora de entrar en batalla y saber mostrarse después clemente y generoso con los vencidos.

Su acción definitiva en el avance de la Reconquista va unida a puestos tan claves como Jaén, Córdoba, Lorca, Cartagena, Cádiz y, sobre todo, Sevilla, donde reposan sus restos mortales.

Amante de las ciencias y las artes, su nombre va unido al impulso de centros universitarios como Palencia, Salamanca y Valladolid y a la construcción de maravillosas catedrales góticas. Su visión evangelizadora y misionera le permitió intuir el alcance y posibilidades de futuro de las recién fundadas órdenes mendicantes, de las que fue eximio protector.

Tan patentes fueron sus virtudes cristianas en grado heroico, que los mismos moros tuvieron que rendirse a su evidencia. Los caracteres épicos de su muerte dejaron pequeña la grandeza de su vida.

Despojado de sus reales insignias, con una soga al cuello, dando sabios consejos, con muestras de humildad nunca desmentida, feriendo en los sus pechos muy grandes feridas, culpándose mucho de los sus pecados, dio uno de los más grandes y expresivos testimonios de fe cristiana que un hombre revestido con las insignias reales haya podido dar.

En Sevilla, a 30 de mayo de 1252, pasó de la muerte temporal a la vida eterna un testigo de la fe en Cristo, que a su título de rey pudo añadir el de santo. Es Fernando III, rey de Castilla y León.
 

(Textos de: MANUEL LADRÓN DE GUEVARA E ISASA Historia de la Real Hermandad de Cabalelros de San Fernando (En edición) /LORENZO GALMÉS, Testigos de la fe en la Iglesia de España, BAC popular, Madrid 1983, páginas 62-64).
         

 

 
© 2017 Real Hermandad San Fernando
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.